Posted on

NUESTRA EXPERIENCIA EN ALIMENTARIA 2016

Hace unos días estuvimos en el salón Alimentaria 2016. No era la primera vez que acudíamos y seguro que no será la última, pero fue muy especial, porque este año Torre de Nuñez celebraba el 50 aniversario con todos los presentes.

Y la fiesta no fue para menos: nuestro stand se vistió de gala, gracias a una propuesta de Escenoset, que consiguió aunar tradición, modernidad y elegancia. Además, también acudimos  con la Suprem, nuestro foodtruck, desde el que estuvimos preparando nuestros servicios de pinchos con el chef Joan Gurguí, cuyas ideas y maestría atrajo a muchísimos visitantes.

Desde la barra principal de nuestro stand, Joan elaboraba un showcooking diferente cada día, utilizando nuestro producto como protagonista y acompañándolo con Cuatro Pasos, un excelente vino mencía de Martin Códax.

  • Imagen
    Mini quesadillas de lacón con queso de tetilla gallega y berenjena.

El objetivo: enseñar al público asistente cómo hacer un plato digno de un chef del modo más sencillo, y con el mejor producto.

Por las tardes, la protagonista fue el gin tonic, gracias a 3 fabulosas marcas gallegas que quisieron acompañarnos en estas catas y provocar la delicia de todos los que quisieron probarlas: Vanagándr Gin, con los mejores alcoholes 100% de grano, la mejor selección de botánicos y la gran ventaja de contar con el agua de Galicia; Ginabelle Gin, una ginebra elaborada de forma artesanal a partir de los destilados de la fruta de mirabel y del albariño, junto con cinco finos botánicos; y Ginebra Ana, elaborada por Adegas Moure mediante una triple destilación de grano de trigo entero natural y sin manipular, con agua de los Alpes.

  • Imagen
    Cata de ginebra Vanagándr

Durante toda nuestra presencia en Alimentaria 2016 hemos querido trasladarle a nuestro público en Barcelona lo bien que se hacen las cosas en nuestra tierra. Productos de calidad, elaborados con ese sentimiento tan de aquí y que no dejan indiferente a nadie. A los gallegos que se acercaron a nuestro stand les hemos escuchado decir en bajo: “Mmm… qué morriña…”. A los que no eran gallegos, también.