Posted on

Cenas de verano: tabla de embutidos

Seguimos con las ideas para vuestras cenas de verano, ya veis que no tenemos límite. Hoy os traemos una de esas recomendaciones que enamora, tanto por lo sencilla que es como por lo buena que está. El ejemplo perfecto de que, a veces, menos es más: la tabla de embutidos.

Cenas de verano

¿Quién no ha llegado una noche de agosto a casa después de la playa y no le ha apetecido ni un poquito cocinar? Y es que encima, como vivas con tu pareja, todavía tendrás la suerte de que caiga discusión para ver quién se pone a vueltas con los fogones. Vamos, un final de día de playa desastroso… qué os vamos a contar. Pero, tranquilos, se acabaron las discusiones para vuestras cenas de verano. Sin complicaciones. Fácil, rápido, y rico: preparar una buena tabla de embutidos.

Cenas de verano

Cómo preparar la tabla de embutidos.

Todos sabemos que esto no tiene mucha ciencia. Y aquí ya, para gustos, embutidos. Puedes hacer una tabla muy completa o centrarte en las cosas que más te gusten. Tú decides. Pero nosotros casi nos decantamos por una tabla de embutidos de las contundentes: unas lonchas de mortadela, otro tanto de jamón cocido, un poco de chorizo variado (del que pica y del que no), un poquito de salchichón, cortamos algo de fuet, unas lonchitas de lomo y, como no, sin olvidar al rey de la corona de toda tabla de embutidos, el jamón serrano. Una barra de pan o unos piquitos para acompañar y ya la cena te habrá quedado de 10. Además, te animamos a que lo bordes, los detalles cuentan así que cúrrate un poquito la presentación: una tablita de madera para servirlo todo y coloca las lonchas de forma más o menos vistosa. Y listo. Lo has clavado.

Ahora a relajarse, ¿escuchas? Es tu pareja, descorchando una botellita para acompañar. Y todos tan contentos. Cenar en verano así, sí.