Posted on

Consejos prácticos para celíacos

Seguir una dieta libre de gluten requiere de ciertas precauciones y de una buena dosis de imaginación para elaborar comidas sabrosas y nutritivas, que permitan llevar una alimentación variada y equilibrada.

celíacos

El gluten es una proteína que se encuentra en cereales como el trigo, la cebada, el centeno y sus derivados (espelta, escanda, kamut, triticale…). Habitualmente la avena también lleva gluten debido a la contaminación cruzada, aunque se puede adquirir avena certificada específicamente como “sin gluten”, apta para celíacos.

Las personas con intolerancia al gluten, así como quienes conviven con ellas, tienen que ser especialmente organizadas en la cocina para evitar la contaminación cruzada de productos. A continuación os damos una serie de tips que os permitirán llevar mejor este trastorno digestivo.

Consejos prácticos para celíacos

1.- Es importante contar con una zona de almacenaje exclusiva para productos sin gluten, además de identificar mediante etiquetas los productos aptos para celíacos, que permita diferenciarlos del resto cuando los estemos utilizando.

Raspberry jam.

2.- Antes de empezar a cocinar es importante que leas el etiquetado de todos los productos que se van a emplear. Un alimento que contenga una cantidad reducida de “cereales prohibidos” puede jugarnos una mala pasada.

Según la actual normativa de etiquetado los productos deben señalar en su composición, un total de 14 alérgenos, utilizando además una tipografía diferente que les haga destacar. Es decir, si un producto contiene gluten entre sus ingredientes debe especificarse con claridad.

En caso de duda, no está de más que consultes el listado de alimentos libres de gluten, que publica la Federación de Asociaciones de Celíacos de España.

El Reglamento Nº 41/2009 de la Comunidad Europea de 20 de enero 2009 establece que un alimento puede catalogarse como “libre de gluten” siempre que su nivel de gluten no supere los 20 mg / kg.

3.- No cocines ni elabores preparaciones con ingredientes con y sin gluten de forma simultánea. Comienza siempre por las preparaciones sin gluten.

4.- La limpieza es fundamental. Tienes que ser muy estricto en cuanto a la limpieza de los utensilios y recipientes utilizados, así como de la superficie de trabajo. Has de evitar que los productos sin gluten entren en contacto con elementos que contengan restos de alimentos con gluten.

5.- Evita los utensilios de madera y los que lleven ranuras, ya que son más porosos y, por tanto, difíciles de limpiar con precisión. Preferiblemente, opta por tablas de cocina y utensilios de acero inoxidable o de plástico.

6.- Mucho ojo con el horno. Es un error colocar, por ejemplo, una pizza sin gluten en la bandeja superior y una con gluten debajo, utilizando además el ventilador. Para preparar en el horno comida sin gluten tenemos varias opciones: que esté impecable (sin rastro de gluten), utilizar papeles de hornear que permitan que el pan no tenga contacto con el exterior o, mejor aún, emplear “sobres” para pizzas realizados con un material especial que permiten aislar la pizza del exterior y que se haga perfectamente (disponibles en tiendas especializadas).

7.- Es recomendable evitar el uso de los pequeños electrodomésticos de cocina, que utilicen las personas que ingieren alimentos con gluten: la tostadora, la plancha de asar, la batidora, y, sobre todo, el molinillo que utilices para moler la harina de maíz. En caso de tener que usarlos, tienen que estar perfectamente limpios.

8.- Si te gustan las elaboraciones empanadas no tienes por qué prescindir de ellas. Busca opciones que sustituyan al pan rallado: puedes usar harina de arroz, copos de patatas o polvo de almendras.

9.- Ten especial cuidado con los alimentos para untar que pueda consumir toda la familia, como la mantequilla, la mermelada o el paté. Es mejor que se compren por duplicado, dado que corres el riesgo de que las personas de tu familia que coman productos con gluten los contaminen al introducir el cuchillo.

10.- Se puede reutilizar el aceite, pero por separado. El aceite puede tener más de un uso, pero en el momento en el que ha entrado en contacto con gluten, está totalmente prohibido su uso para personas celíacas. Así que, si sueles reutilizar el aceite, lo ideal es tener dos aceiteras bien identificadas y separadas para evitar errores.

Son bastantes aspectos a tener en cuenta, pero una vez que te habitúes no te resultará tan complicado. Al fin y al cabo es cuestión de precaución y sentido común.

Más disponibilidad de productos sin gluten

El abanico de opciones disponibles en el mercado para que las personas con celiaquía puedan llevar una dieta variada y saludable es cada vez mayor: pan, repostería, embutidos, salsas, zumos…

En Torre de Núñez somos muy conscientes de las dificultades de alimentación de las personas con intolerancias. Por eso, todos nuestros productos son aptos para celíacos.