Posted on

Cuatro pelis para volver a ver mientras picas algo

Hay películas que ya se han convertido en clásicos, como nuestro jamón serrano. Son esas que te apetece volver a ver porque te traen buenos recuerdos. Películas entretenidas para ver cualquier noche mientras picas algo de embutido.

Después de una jornada de trabajo, te apetece volver a ver esa película que te hace desconectar. Esa que podrías ver mil veces y no te aburrirías nunca. Además, para verla caes siempre en el ritual: ropa cómoda, sofá mullido y una buena tabla de embutidos sobre la mesa para ir saboreándola poco a poco.

Nuestros loncheados son perfectos para estas ocasiones. Son el mejor homenaje que te puedes dar para volver a ver tu clásico. ¡Y es que nuestros productos son de cine!

Estas son nuestras sugerencias, pero sabemos que hay muchas más.

Cada película con su embutido

1.- El clásico. Cinema paradiso.

Un peliculón que te va a tener pegado a la pantalla y al sofá mientras se te cae alguna lagrimilla. Es la película por excelencia de los amantes del cine. Con ese final que siempre te emociona. Ya la has visto y y sabes cómo acaba pero da igual: lloras. La puedes ver con una cena nutritiva a base de lomo embuchado, por ejemplo. Una buena barra de pan y nuestro lomo para viajar a ese pueblo italiano tan chulo.

2.- La familiar entretenida. Los Goonies.

Da igual si no eres ochentero, esta película la ves las veces que haga falta. La disfrutaste cuando eras pequeño y ahora la vuelves a ver con tus hijos al lado. Es divertida, muy divertida. Y no ha perdido el ritmo. ¿Qué tal si la veis a la hora de la merienda y la disfrutáis con un buen bocata de chorizo? Los peques os dirán que sí.


3.- El thriller. Seven.

Siempre está bien volver a uno de los mejores guiones del cine de los 90. Seven es una película inteligente y trepidante. Una de las mejores películas de David Fincher se merece un buen picoteo. A lo mejor, unas lonchas de lacón braseado con pimentón le dan el toque gore al aperitivo. Pero muy sabroso, eso sí.

4.- La del buen rollo. Mamma Mía.

No nos digáis que está película no es de la que te mandan para cama con una sonrisa en la boca. Tiene todos los ingredientes para animarte si estás de bajón. Es imposible no acabar tatareando en cuanto ves la palabra “fin”. Advertimos que también es posible que se te de por ir para cama bailando con un ataque de euforia y pasión. Como es la película del buen rollo, hay que verla con una buena tabla de jamón serrano.

Hay miles de películas que podrían estar en esta lista, es cierto, pero ¿qué te parece si nos dices cuál es la que no puedes dejar de ver? Cuéntanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *