Posted on

El cocido de Lalín por méritos propios

Mucho hemos hablado ya de cocido en este blog, pero ¿qué le vamos a hacer si es el plato que más nos gusta?

Casa do Patrón
Casa do Patrón

Cómo os contábamos en un post anterior, hay un cocido diferente en cada casa y todos son igual de buenos. Pero si tuviéramos que decantarnos por algún cocido “oficial” el nuestro sería el excelentísimo cocido de Lalín.
A una semana de que dé inicio el mes del cocido, nosotros nos sumamos, como siempre, a esta apetecible celebración.

 

El cocido de Lalín

 

Esta especialidad culinaria se distingue de otros cocidos gallegos porque solamente incluye en su receta (la más tradicional) productos de carne de cerdo, garbanzos, patatas y grelos.
Esta es la composición original de un plato cuya denominación de origen es conocida a nivel mundial y, por supuesto, muy valorado en la gastronomía española.

La aparente sencillez de esta receta, hay que analizarla con un poco de perspectiva histórica para darnos cuenta de que, ni era tan fácil de elaborar, ni mucho menos un plato barato.

La cantidad de productos que se utilizan, hacían del cocido un plato de cierto lujo ya que, a diferencia de los productos que se obtenían directamente de la tierra o el mar, obtener los chorizos, la androlla y los demás elementos cárnicos, conllevaba un esfuerzo económico y de tiempo muy considerables.

berenguela.com
berenguela.com

Así, este plato, aunque tradicional y popular, estaba reservado a las familias que podían permitirse el sacrificio de invertir tiempo y dinero durante todo el año para obtener los manjares que se obtienen como resultado. Es por esto que el cocido se asocia en nuestro país a las celebraciones o a las reuniones de carácter festivo pues, como ya hemos dicho, se trataba de un plato “especial”

 

Fiesta del cocido de Lalín

 

En los años 60, se asentaban en España de nuevos modelos de vida y alimentación. El boom del desarrollo económico trajo consigo la migración hacia las grandes ciudades y un estilo de vida más rápido. Además, llegaban los primeros productos preparados o semipreparados que entraron en los hogares de los españoles para, en teoría, hacerles la vida más fácil. En este sentido, la publicidad contribuyó cuantitativamente a que los españoles se alejaran cada vez más de la gastronomía tradicional, pasando a valorar más el modelo de vida americano. Este spot de la mítica bebida gaseosa que se introducía en los 60 en los hogares de los españoles, es solo un ejemplo de lo mucho y muy deprisa que estaba cambiando la vida en esa década.

gananci.com
gananci.com

En este contexto, los alcaldes de la comarca del Deza decidieron reunirse en el año 1968 para poner en valor los productos del cocido, tan arraigados en nuestra tierra, e intentar que no se perdiera nuestro plato más representativo. Así, llegaron al acuerdo común de crear la Feria del Cocido de Lalín, que se celebraría desde entonces el domingo previo al domingo de Carnaval.

 

De Galicia al mundo entero

 

Tal fue el éxito de la iniciativa lalinense que se mantuvo en el tiempo desde entonces cada año con más afluencia y más éxito, pasando a ser una celebración que perdura todo un mes. Tanto fue así que, en el año 2010 el evento adquiría la categoría de FIesta de Interés Turístico autonómico, un reconocimiento de muchísimo peso en el sector gastronómico y hostelero español y que coloca al cocido de Lalín en el puesto de honor que se merece.

Esta es la historia de nuestro cocido más internacional, y, aunque con nuestro plato pueda hacerse de todo (¡incluso cocido para hipsters!) hay que reconocer que la celebridad del plato tradicional es lo que nos mantiene unidos y orgullosos de lo nuestro.

Con este post no queremos que se enfade nadie, que cocidos, como ya hemos dicho, los aplaudimos absolutamente todos. Asique, ya sabéis, dejadnos en comentarios cuál es vuestro cocido ganador, y si tiene una historia tan interesante como la del lalinense, ¡queremos leerla, por favor!