Posted on

Información y declaraciones nutricionales: ¿cómo interpretar el etiquetado?

Los productos comercializados deben contar con un etiquetado adecuado, que garantice un elevado nivel de protección de los consumidores y facilite la elección entre diferentes alimentos.

Información nutricional jamón serrano

Fuente de información sobre minerales y vitaminas: Tabla de composición de alimentos, Moreiras et. al. Año 2013.

Son muchos los consumidores que no saben interpretar la información y declaraciones nutricionales de los productos. No cualquiera conoce qué cantidad máxima de azúcar ha de tener un producto para que se considere sin azúcares, qué significa que un producto es fuente de fibra o proteínas o qué porcentaje de vitaminas y minerales debe contener para que se pueda destacar en el etiquetado, por ejemplo. Para tenerlo un poco más claro, veamos cuáles son las principales declaraciones nutricionales.

Declaraciones nutricionales

Una declaración nutricional afirma o sugiere que un alimento tiene propiedades nutricionales beneficiosas específicas, con motivo del aporte energético que proporciona, en grado reducido o incrementado, y/o de los nutrientes u otras sustancias que contiene, en proporciones reducidas o aumentadas. Algunos ejemplos de declaración nutricional son: bajo contenido de sal, fuente de fibra, sin grasas saturadas…

La declaración nutricional no es obligatoria, pero que si se emplea, debe de cumplir con una serie de requisitos.

Declaraciones nutricionales autorizadas y condiciones de uso fijadas en el anexo del Reglamento (CE) nº1924/2006, Reglamento (CE) nº 116/2010 y Reglamento (UE) nº 1047/2012:

Azúcares

1.- Bajo contenido de azúcares: No más de 5 g de azúcar por 100 g en sólidos o 2,5 g por 100 ml en líquidos.

2.- Sin azúcares: No más de 0,5 g de azúcares por 100 g o 100 ml.

3.- Sin azúcares añadidos: Si no se ha añadido ningún monosacárido ni disacárido, ni ningún alimento utilizado por sus propiedades edulcorantes. Sí puede contener azúcares naturalmente presentes.

Grasa

1.- Bajo contenido de grasa: No más de 3 g / 100 g en sólidos o 1,5 g / 100 ml en líquidos.

2.- Sin grasa: No más de 0,5 g de grasa por 100 g o 100 ml. Están prohibidas las declaraciones del tipo “X% sin grasa”.

3.- Bajo contenido de grasas saturadas: Si la suma de ácidos grasos saturados y ácidos grasos trans no es superior a 1,5 g / 100 g para sólidos y 0,75 g / 100 ml para líquidos (Esta suma no deberá aportar más del 10% del valor energético).

4.- Sin grasas saturadas: Si la suma de grasas saturadas y de ácidos grasos trans no es superior a 0,1 g por 100 g o 100 ml.

Valor energético

1.- Bajo valor energético: No más de 40 kcal / 100 g en sólidos y no superar las 20 kcal / 100 ml en líquidos.

2.- Valor energético reducido: si el valor energético se reduce, como mínimo, en un 30 % en comparación al producto estándar con una indicación de la característica/s que provocan la reducción del valor energético del alimento.

3.- Sin aporte energético: No contiene más de 4 kcal / 100 ml.

Proteínas

1.- Fuente de proteínas: Si las proteínas aportan, como mínimo, el 12% del valor energético del alimento.

2.- Alto contenido en proteínas: Si las proteínas aportan, como mínimo, el 20% del valor energético del alimento.

El jamón serrano es un alimento con alto contenido en proteínas

Fibra

1.- Fuente de fibra: Solamente podrá declararse que un alimento es fuente de fibra, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto contiene, como mínimo, 3 g de fibra por 100 g o bien 1,5 g de fibra por 100 kcal.

2.- Alto contenido de fibra: Solamente podrá declararse que un alimento posee un alto contenido de fibra, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si el producto contiene como mínimo 6 g de fibra por 100 g o 3 g de fibra por 100 kcal.

Sal

1.- Bajo contenido de sodio/sal: No más de 0,12 g / 100 g o 100 ml.

2.- Muy bajo contenido de sodio/sal: No más de 0,04 g / 100 g o 100 ml.

3.- Sin sodio o sin sal: No más de 0,005 g / 100 g.

4.- Sin sodio o sin sal añadidos: Si no se ha añadido al producto sal (o ingredientes que la contengan) y siempre que el producto no tenga más de 0,12 g / 100 g o 100 ml.

Vitaminas y minerales

1.- Alto contenido de vitaminas y/o minerales: Si el producto contiene al menos el 30% de la Cantidad Diaria Recomendada de esa vitamina/mineral.

2.- Fuente de vitaminas y/o minerales: Si el producto contiene al menos el 15% de la Cantidad Diaria Recomendada de esa vitamina/mineral (7,5% en el caso de las bebidas).

Pueden hacerse también declaraciones nutricionales relativas a nutrientes, productos light o similares, naturalmente/natural, ácidos grasos OMEGA-3 y grasas monoinsaturadas, poliinsaturadas e insaturadas.

Veamos cómo podemos aplicar las declaraciones nutricionales, así como la información nutricional obligatoria, en uno de nuestros productos, el loncheado de jamón serrano.

Información nutricional del loncheado de jamón serrano

El Reglamento (UE) nº 1169/2011, del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, introduce como novedad un etiquetado obligatorio sobre información nutricional para la mayoría de los alimentos procesados.

Han de declararse obligatoriamente el valor energético, las grasas, las grasas saturadas, los hidratos de carbono, los azúcares, las proteínas y la sal. Además, todos ellos deberán presentarse en el mismo campo visual.

La información nutricional que debe figurar obligatoriamente en el etiquetado de alimentos procesados es el valor energético, grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal

La declaración habrá de realizarse por 100 g o por 100 ml para permitir al consumidor la comparación entre productos. De forma adicional y voluntaria se puede incluir la declaración por porción o por unidad de consumo.

Información nutricional del loncheado de jamón serrano Torre de Núñez por 100 g:

Valor Energético: 1291,8 Kj/310,4 Kcal
Grasas: 21,15 g.
-De las cuales saturadas: 7,8 g.
Hidratos de Carbono: 0,35 g.
-De los cuales azúcares: 0,3 g.
Proteínas: 29,7 g.
Sal: 3,1 g. (Con un 25% menos de sal en relación a productos de la misma categoría).

El loncheado de jamón serrano es un producto con alto contenido en proteínas, sin azúcar y con un 25% menos de sal que otros productos de la misma categoría.

Esta información nutricional obligatoria se puede complementar voluntariamente con los valores de otros nutrientes, como ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, polialcoholes, almidón, fibra alimentaria, vitaminas o minerales.

¿Qué vitaminas y minerales contiene el jamón serrano?

En la siguiente tabla podéis ver las ingestas diarias de referencia de vitaminas y minerales para adultos, así como el contenido de vitaminas y minerales del jamón serrano y qué porcentaje de la Cantidad Diaria Recomendada (CDR) representan.

Información nutricional jamón serrano *Fuente: Reglamento (UE) nº 1169/2011 (anexo XIII).
**Fuente: Tabla de composición de alimentos, Moreiras et. al. 2013.

El jamón serrano tiene un alto contenido de vitaminas B1 y B3 y es fuente de minerales (hierro, zinc y fósforo) y de vitaminas B2 y B6.

¿Qué os ha parecido esta información? ¿Sabíais qué información nutricional es obligatoria, qué declaraciones nutricionales puede figurar en el etiquetado de los productos y cómo pueden incluirse?