Posted on

La carne de cerdo, perfecta para la dieta de los diabéticos

La carne es de las más nutritivas que existen. Y, al contrario de lo que alguna gente pueda pensar, es de las más saludables. Hoy nos centraremos en los que padecen esa incómoda enfermedad: la Diabetes. Les contaremos a los diabéticos lo beneficiosa que es la carne de cerdo para su dieta.

fw

Beneficios de comer carne de cerdo

1.-Grasas buenas. En la carne de cerdo el porcentaje de grasas buenas supera las grasas malas. Este tipo de grasas no sólo ayuda a rebajar el nivel de colesterol, también previene, por ejemplo, enfermedades cardiovasculares.

2.- Fuente de vitaminas. Entre sus vitaminas se encuentran la B6 (produce anticuerpos para combatir enfermedades), la B12 (ayuda a la formación de glóbulos rojos y al mantenimiento del sistema nervioso), la tiamina (descompone el azúcar de los alimentos) o la rivoflabina (ayuda a la liberación de energía de los carbohidratos).

 3.- Alto contenido en proteínas. El consumo de carne de cerdo fortalece y mantiene en forma los huesos, los músculos y la piel.

 4.- Aporta minerales. Hierro, zinc, fósforo, magnesio y potasio, minerales necesarios para la formación de huesos, producción de hormonas y regulación de latidos cardiacos.

plato jamon

Según nos cuentan en la web de la Organización Interprofesional Agroalimentaria del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), el Pork Cooperative Research Centre ha realizado un estudio muy interesante que confirma la buena relación que existe entre la Diabetes y la carne de cerdo. la ingesta de cortes magros de cerdo en la dieta, com-binada con ejercicios de resistencia, tiene ventajas en pacientes con DM tipo 2, en relación con la pérdida de peso y los cam-
bios en la composición corporal. El estudio realizado con el apoyo del Australian Goverment’s Cooperative Research Centres Program, se basó en los resultados obtenidos a partir de 83 hombres y mujeres adultos (56.12±7.53 años) con un índice de masa corporal de 35.4±4.6 kg/m2, a los cuales se les asignó de forma randomizada una dieta hipocalórica, con un reparto calórico de 55:20:25 (hidratos de carbono: proteínas: lípidos) denominado HC o alta en proteínas a base del consumo de carne de cerdo, con o sin ejercicio de resistencia, con un reparto energético de 40:35:25 denominado HP. Se  la masa corporal, los marcadores cardiometabólicos y la eritrocito tiamina fosfatasa (ETP) antes y tras la intervención dietética.
Con los 59 pacientes que concluyeron el estudio, se pudo afirmar con suficiente significación estadística, que en comparación con la intervención dietética HC, la HP provocó una mejoría en los niveles de ETP. Esta evidencia sugiere que el consumo de la carne magra de cerdo es una valiosa fuente de proteínas, que junto a los patrones de estilo de vida sana (dieta saludable junto a actividad física moderada) podrían colaborar en el control de peso en la DM tipo 2.

Fuentes: Diabetes Bienestar y Salud / Interporc