Caldo Gallego
Posted on

Los ingredientes imprescindibles de un buen caldo gallego

En Galicia, el caldo gallego es una de nuestras pócimas sagradas. No nos hemos caído en una marmita llena de caldo pero casi. Con él combatimos el invierno desde hace décadas y también lo usamos para coger fuerzas.

Caldo Gallego
Foto: cortapicosysacalenguas.com

El caldo gallego es un plato que proporciona confort, calma. Con el caldo, el frío del invierno se va superando; le da calor al cuerpo y eso hace también que nuestra mente esté más centrada. Si te encuentras bien tu mente también.

Además de esa sensación de bienestar que te proporciona el caldo, hace otra muchas cosas: te hidrata, no te engorda tanto como piensas, es saciante y reduce el apetito o aporta nutrientes y proteinas gracias a sus ingredientes. Además, es rico en minerales y -mirad qué cosa tan curiosa- ¡ayuda a proteger la garganta y las cuerdas vocales! ¿A que ya no entendéis vuestra vida sin un buen plato de caldo?

Ingredientes básicos del caldo gallego

Ya sabéis que la base de un buen caldo gallego es un buen agua. Pero, obviamente, hay que darle sabor. ¿Cuáles son los ingredientes imprescindibles para que tu caldo sea de aplauso?

Las verduras

Por supuesto, vamos a hablar de nuestra verdura estrella: los grelos. Es una de las joyas de la gastronomía de Galicia. Tiene un sabor muy característico en el que se combina un toque ácido con cierto amargor.

Tampoco le va mal la berza o el repollo clásico.

La carne

Y aquí es donde aparece Torre de Nuñez, como no podía ser de otra manera. ¿Qué carne le podemos echar al caldo? Lo que nunca puede faltar es el chorizo. Un consejo: podemos desgrasarlos antes cociéndolos en un poco de agua. Con pincharlos un par de veces será suficiente. También el lacón de Torre de Nuñez un perfecto aliado para el caldo gallego.

Tanto el lacón como el chorizo lo podemos combinar con un trocito de carne de ternera gallega o carne salada de cerdo. Otras carnes que encajan bien con el caldo es la costilla, tocino o incluso un poco de morro de cerdo.

¿Alguna legumbre?

¡Por qué no! Las hablas blancas secas son perfectas para acompañar al resto de ingredientes que forman este plato tan poderoso. Y, por supuestísimo, no olvidéis nunca la patata. Un apunte: dicen que en caldo de toda la vida no pueden faltar las judías. Ahí lo dejamos.

Ahora que ya tenemos el estómago caliente contadnos: ¿Cuándo fue la última vez que te has tomado una buena “cunca” de caldo gallego?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *