Los beneficios de los platos de cuchara

En esta época, y con el invierno ya llamando a la puerta, lo que apetece ver sobre la mesa son los platos de cuchara. Esos platos de toda la vida que siempre aportan cosas buenas. 

platos de cuchara

Cuando entras en una casa o un edificio y huele a plato de cuchara siempre decimos lo mismo: “¡Qué hambre! o “¡Pero qué bien huele aquí”. Porque son platos que siempre gustan y que, elaborados con productos de calidad como los que os propone siempre Torre de Núñez, nunca dejan de conquistarte. Siempre hay buenas razones para comer platos de cuchara. 

¿Qué te aportan los platos de cuchara?

Aquí nos hemos alimentado toda la vida a base de platos de cuchara. Podríamos incluso decir que en cada comunidad autónoma española tienen su propio plato de cuchara tradicional. ¡Por eso estamos fuertes y sanos! Pero, ¿qué nos aportan? ¿Qué beneficios nos proporcionan? 

Nos ahorran tiempo: Preparar una buena olla de lentejas el lunes e ir alternándolas durante toda la semana es bien fácil. Es una opción muy socorrida, sobre todo, para aquellas personas que siempre andan a mil por hora. 

La exquisitez: Reconozcamos que los platos de cuchara cocinados a fuego lento nos proporcionan un mundo sorprendente de sabores y texturas. La cocina de toda la vida tiene un encanto especial y sigue siendo absolutamente poderosa. 

platos de cuchara

¿Calorías?: No pasa nada si, de vez en cuando, consumes platos que contengan unas dosis más elevadas de calorías. ¿Prefieres el ketchup? ¿Bollería industrial? Cuando cocinas uno de estos platos (lentejas, caldos, fabadas,…) estás haciéndolo con la seguridad de que todos los productos son de alta calidad. Fíate siempre de un plato de cuchara. 

Nos pone el cuerpo a punto: Sí, sobre todo en las estaciones donde el frío aprieta con más fuerza. Son perfectos para entrar en calor, pese al frío externo. Platos que elevan la resistencia natural de tu cuerpo para disfrutar del invierno.

Su precio: En general, un plato de cuchara nos sale barato. Normalmente, se prepara con productos de precio asequible (la calidad de un producto no significa que tenga que ser más caro) y si a esto le sumamos que a una olla de lentejas, por ejemplo, le sacamos rendimiento semanal, calculad qué bien nos sale de precio. 

Como véis, los platos de cuchara lo tienen todo de cara para hacerte feliz. ¿Cuál es tu preferido? 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *