¡Pon a punto tu barbacoa!

A una semana de mayo y con la llegada del buen tiempo, nos lanzamos al exterior para disfrutar del aire libre y la naturaleza. Una época del año que nos encanta ya que el tiempo permite llevar a cabo gran cantidad de planes que durante el invierno tanto echamos de menos. Y es que… ¿quién no disfruta, por ejemplo, de una buena barbacoa con la familia acompañado de una bebida bien fresquita? 

barbacoa

La comida la ponemos nosotros. Y es que en Torre de Núñez contamos con una variedad de productos para preparar a la parrilla. Sin embargo, no debes olvidarte de tener lista tu barbacoa para no tener nada más de qué preocuparte. Al igual que todos los utensilios que están en contacto con alimentos, la grasa se acumula y necesita un buen mantenimiento y limpieza.

Hoy os enseñamos cómo preparar tu barbacoa para poder presumir de ella y que luzca como nunca. ¡Allá vamos!

¿Cómo limpiar una barbacoa?

Si tu barbacoa es desmontable, empieza por separar todas las partes que sea posible. Esto te facilitará su limpieza y el resultado final será impecable.

Antes de comenzar, rocía todas las partes con agua. De este modo aquellos restos de mayor tamaño se desprenderán de ella con facilidad.

El siguiente paso es aplicar un producto desengrasante y frotar con un cepillo o esponja. Debes dejar reposar durante unos 10 minutos y posteriormente retirar los residuos con un paño húmedo.

En muchas ocasiones, tras el desengrasante, se sumerge la parrilla y demás elementos desmontables en agua caliente, con el fin de eliminar los residuos restantes o cualquier tipo de suciedad que se haya resistido.

barbacoa

Para limpiar las cenizas…

No olvides esperar a que las cenizas estén bien apagadas si decides limpiarlas justo tras su uso. Tan solo utiliza un cepillo de mano o una escoba y pásalas a un recogedor. Te recomendamos no usar agua  ya que te resultará mucho más complicada su limpieza.

Unos últimos consejos

  • Es muy frecuente utilizar cepillos metálicos con cerdas duras para limpiar la parrilla. Has de tener cuidado puesto que las cerdas pueden desprenderse con facilidad e incorporarse a los alimentos que cocines más adelante en tu barbacoa.

 

  • En cuanto a los productos utilizados, son muchos los que apuestan por preparados naturales y caseros frente a los limpiadores químicos que contienen compuestos invasivos. Por ello, y aunque de primeras puede parecer un tanto extraño, limpiar la barbacoa con una cebolla es un truco popular muy frecuente. Pártela por la mitad y frótala por los hierros de la parrilla para un resultado óptimo.

 

  • Tras cada uso, asegúrate de limpiarla bien sin dejar restos de comida, grasa o cenizas. La frecuencia varía en función de su uso, pero se recomienda realizar una limpieza en profundidad cada 3 meses, aproximadamente. 

 

  • Por último, recuerda no exponer tu barbacoa ni a la lluvia ni a un sol permanente. Opta por guardarla en el interior o protegerla con una funda. 

Y ahora si que si, ya está lista tu barbacoa. Disfruta del buen tiempo y relájate…¡la comida la ponemos nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *