¡Desempolva tu barbacoa! Trucos ingeniosos para dejarla reluciente

Arranca junio, el mes en el que empieza el verano, y llega la hora de desempolvar tu barbacoa y ponerte al lío. De sobra sabes que en Torre de Núñez nos encanta darte la brasa cuando llega el calorcito y sacamos a relucir toda nuestra gama de productos para poner sobre la parrilla. Pero, primero, pongamos a punto la barbacoa.

limpiar la barbacoa

Hoy te vamos a dar unos tips para que tu barbacoa quede igual de reluciente que un coche de Fórmula Uno antes de empezar la carrera.

Consejos ingeniosos para poner a punto tu barbacoa

Da igual el tipo de barbacoa que tengas, con estos ingeniosos trucos de limpieza conseguirás que tu parrilla siempre esté a punto y reluciente. ¿Empezamos? Anota:

 

Limpia la base

 Es importante quitar las cenizas y las brasas antes de comenzar a cocinar nuevamente. Usa paños de cocina húmedos para recoger los restos. Luego, lava bien la base con agua tibia y jabón.

 

El lavavajillas

A menos que tu barbacoa sea para preparar jabalíes, seguro que la parrilla cabe bien en el lavavajillas. Ponlo en un ciclo de lavado de ollas y saldrá como nueva.

 

¡Una cebolla!

Mientras la parrilla esté caliente, pincha una cebolla en un tenedor y frota sobre las barras. El agua del vapor de cebolla los limpia y elimina cualquier alimento adherido. ¿A qué nunca se te había pasado por la cabeza?

barbacoa limpia

 

Limpieza al vapor

Si has estado usando tu barbacoa durante el día, una vez que haya comenzado a enfriarse, cubre la parrilla con papel periódico empapado en agua y cierra la tapa. Déjalo cerrado durante 30 minutos para que se limpie bien al vapor.

 

Con vinagre 

Mezcla 500 ml de vinagre y la misma cantidad de agua en una botella con atomizador. Rocía la solución sobre la parrilla y déjala actuar 10 minutos. Vacía la botella, vuélvela a llenar con vinagre, rocía y luego frota para limpiar la parrilla y su interior.

 

¿Con cerveza?

Vierte media botella de cerveza en una parrilla tibia y frota con un poco de periódico o un cepillo de alambre. En poco tiempo, tu parrilla brillará.

 

Caliéntalo

Cuando hayas terminado de limpiar, vuelve a calentar la barbacoa durante al menos 15 minutos. Esto asegurará que los agentes de limpieza residuales se quemen y no comprometan el sabor de los alimentos la próxima vez que se utilicen para cocinar.

 

¡No olvides el exterior!

Una vez que el interior de tu barbacoa esté reluciente, no olvides darle un buen lavado al exterior. Todo lo que necesitarás para esto es agua caliente con jabón y ¡paciencia!

Ya puedes sacar tu barbacoa de esa esquina y empezar a sacarle provecho. Con los trucos que te hemos dado serás la envidia del vecindario. ¡Ya verás!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *