Empezar un jamon
Posted on

¿Cómo empezar un jamón en casa?

Nos hemos dado cuenta de que muchos de vosotros os hacéis a menudo esta pregunta cuando compráis un jamón para consumir en casa: “¿Cómo lo empiezo? Obviamente, es una cuestión importante. De una buena apertura del jamón depende su conservación, su sabor, su duración, entre otras cosas.

Empezar un jamon

Por eso hoy vamos a daros unos consejos para que sepáis cómo empezar un jamón en casa. Unas pautas para sacarle el mayor partido posible y para que mantenga su sabor hasta que ya sólo veáis el hueso (que con nuestros jamones pasará rápido porque no podréis parar de cortar). Vamos allá.

¿Cómo empezar un jamón en casa? En 9 pasos.

Primero, es importante que conozcáis bien las partes del jamón. para poder colocarlo correctamente y saber por dónde empezarlo De esta forma, podemos diferenciar:

  • La maza es la parte más gruesa y jugosa del jamón, es de donde podrás cortar lonchas más anchas y veteadas.
  • La contramaza es la zona opuesta a la maza, más estrecha y normalmente más curada.
  • La babilla es menos jugosa que la maza.
  • La punta es la parte opuesta a la pezuña del cerdo y resulta también muy sabrosa
  • La caña y jarrete o también conocido como codillo es una zona muscular más magra, prieta y curada.

Partes de un jamón

Por otra parte, es importante saber por dónde empezaremos a cortar el jamón. Si va a consumir todo el jamón en poco tiempo (1 ó 2 días) se comenzará a cortar por la zona principal (maza). Si se va a consumir más lentamente (más de 2 días), es preferible empezar a cortar por la zona de la babilla o contramaza, para evitar que al final esta zona pueda quedar excesivamente reseca. 

Ahora que ya conocemos las partes del jamón y por dónde empezaremos a cortarlo, llegó el momento de saber qué pasos tenemos que seguir.

Los pasos

1.- Empezaremos nuestro jamón por la babilla, por tanto, lo colocaremos con esta parte hacia arriba y sujetaremos bien al jamonero.  

2.- Con el cuchillo corto, limpiaremos los bordes sólo de la zona que vayamos a consumir para evitar que se seque el resto.

3.- Cortar el jamón en lonchas finas (casi transparentes) abarcando el ancho de la pieza pero no muy largas (6 ó 7 cm). Los cortes serán siempre paralelos entre sí y en dirección opuesta a la caña, dejando siempre a la vista una superficie plana, sin estrías.

4.- Conforme se vaya avanzando en el corte, se debe ir retirando la piel y la grasa exterior de los bordes.

5- Al llegar al hueso de la punta, utilizaremos el cuchillo corto para hacer un corte incisivo alrededor del hueso para que las siguientes lonchas salgan limpias de esta zona.

6.- La carne más próxima al hueso no debe cortarse en lonchas, sino en tacos que pueden usarse como ingrediente de lujo en caldos y cocidos.

Empezar un jamón

7.- Cuando ya no quede carne en la zona, le daremos la vuelta al jamón colocando la maza hacia arriba y comenzaremos a quitar la corteza.

8.- A continuación limpiaremos el exceso de grasa del jamón y lo prepararemos para poder continuar con un corte fácil y limpio.

9.- Tras quitar la corteza podremos continuar loncheando nuestro jamón.

Ahora ya no tienes que temer no sacarle el mayor provecho al jamón serrano que tienes en casa. ¡Te lo hemos puesto fácil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *